RT Myriad - шаблон joomla Joomla
esenfrde

Es la nebulosa oscura más fotogénica del firmamento y objeto de innumerables observaciones. Su forma parece evocar la fuerza y la libertad de un animal salvaje ante un horizonte lejano, desde donde parece volverse para dirigir su mirada hacia Alnitak. Finalmente llega el desencanto.

Cabeza de Caballo, Nebulosa de la Flama e IC434. Dibujo realizado en Calar Alto en febrero de 2012 con telescopio de 19", f.4´6, d.f. 2.185mm.

 

Observación y morfología

Esta nebulosa oscura es el objeto más frustrante al que te puedes encomendar en el cielo profundo de invierno.

 

En esta estación nuestros telescopios peregrinan una y otra vez hacia este caprichoso objeto que parece salido de un tablero de ajedrez. Y casi seguro que fracasan.

Si quieres verlo necesitas: un cielo muy oscuro, una atmosfera estable, esperar a que esté lo más cerca posible del Zenit, un telescopio de gran abertura, esto es, mas de 400 mm., filtros OIII y UHC, quizá mejor el último. Todo esto técnicamente hablando pero, además necesitas: experiencia como observador, paciencia y una gran concentración.

Un filtro H- Alpha te ayudará muchísimo, pero puede que su precio sea muy elevado y su uso muy exclusivo.

 

Si has logrado obtener todo lo anterior ya solo falta programarte, poniendo especial atención en el mejor momento y lugar. Ten en cuenta que los cielos oscuros suelen ir acompañados de un intenso frio, sobre todo en invierno. La noche que realicé este dibujo llegamos a -8º C. desde el cielo de Calar Alto, un filtro OIII, otro UHC, un telescopio de casi 500 mm., f4´6 y oculares de alta gama de 25mm., 21mm. y 13mm. de 2 pulgadas fueron el resto del equipo que usé.

 

Como es casi seguro que aún teniendo todo lo anterior no sea fácil, te voy a dar algunas indicaciones para ayudarte.

 

  1. En primer lugar asegúrate de usar un ocular con pocos aumentos, cuantos más milímetros mejor 25 o 30 mm.

  2. No uses filtro aún, por que lo primero será buscar su ubicación entre las estrellas, a través de las estrellas que lo rodean.

  3. No te voy a decir como llegar ese sitio, esto lo hace cualquiera, figura en cualquier guía. Pero debes situar tu campo de visión dentro del asterismo de estrellas que conforman los alrededores de la Cabeza de Caballo.

  4. Una vez seguros de estar dentro de ese espacio, (damos por supuesto que tu búsqueda es manual) es ahora cuando debes colocar el filtro.

  5. Y voilà, ya debería estar ante ti. Pero si esto no pasa…

  6. Repite todos pasos desde el principio y si aún no aparece en tu ocular, prueba estos trucos.

  7. Seguimiento continuo del objeto. Prueba con observar este campo sin retirar el ojo del ocular, colocandolo en distintos campos del ocular; no solo en el centro, sino también en el perímetro del campo de visión que te ofrece tu ocular.

  8. Visión indirecta. Prueba a ver el objeto no directamente sino desviando la mirada solo un poco. Nuestra pupila es más sensible a la luz en su perímetro que en el centro.

  9. Movimiento repentino. Pequeños golpecitos sobre el tubo del telescopio mientras miras pueden ser suficiente para descubrir una forma en movimiento que parecía invisible.

 

Cuando por fin descubras este objeto, contén tu júbilo y no salgas corriendo a contarlo a los demás, antes debes memorizar el sitio exacto donde está, recuerda qué estrellas hay en sus alrededores y su brillo respectivamente. Puede que más tarde cuando vuelvas a intentarlo otra vez, no lo puedas conseguir de nuevo.

 

Recreate con sus formas que se irán revelando lentamente ante tu ojo, será tu momento único, y nunca lo olvidarás. Te percatarás de que no necesitas demasiados aumentos para verla ocupando una buena parte del campo de visión y, que aparte de los detalles, su forma general se parece bastante a las fotos, a pesar de todo.

 

Aún queda más, seguro que antes de encontrar la Cabeza de Caballo te habrás topado con una maraña nebulosa muy cercana. Se trata de la nebulosa de la Flama, junto a la estrella más oriental del cinturón de Orión y que nos puede ayudar a acercarnos a la Cabeza de Caballo. Gracias a un extremo alargado que parece salir de esta nebulosa, es IC434 y que pasa por detrás de la Cabeza de Caballo, podemos verla por contraste, ya que de otra forma sería completamente invisible, al ser oscura.

 

Dibujo

 

Dificultad: dificultad moderada, su dificultad radica principalmente en su búsqueda y en los posteriores cambios de oculares y filtros sin que se te salga del campo de visión. Pero sobre todo, por el hecho del deslumbre provocado por la luz roja que utilizas para dibujar, si es que es demasiado intensa, Esto suele ocurrir en objetos de escaso contraste, a todo esto, si encima tienes que hacer el seguimiento manual con un telescopio pesado cerca del Zenit, las bajas temperaturas y subido a una escalera, la cosa se complica bastante.

Tiempo estimado: 30 minutos

Formato: medio (recomendado)

Materiales: para dibujar la nebulosa Cabeza de Caballo. goma de borrar.

para la nebulosa de la Llamarada, cartulina, grafito, pastel, pincel de lengua de gato o lanceolado.

 

Procedimiento: Atención, la nebulosa de la Cabeza de Caballo debe dibujarse con la goma de borrar en su lugar correspondiente, por lo que antes deberías dibujar la nebulosa IC434 (ver ejemplo práctico).

Que no se te ocurra dibujar el contorno para la nebulosa de la Cabeza de Caballo. Esto te puede dar un resultado irreal y algo patético. Si temes no conseguir su forma, primero haz bocetos en tu cuaderno de campo, destacando sus características principales.

Si te equivocas borrando-dibujando la nebulosa, es muy posible que quede una molesta huella, y como ya es imposible dejarlo como estaba, tendrás que iniciar de nuevo otro dibujo o como alternativa puedes retocarlo con el programa de retoque informático.