RT Myriad - шаблон joomla Joomla
esenfrde

Con sus brazos de par en par, la galaxia del Triángulo nos muestra, muy generosa, gran parte de sus secretos. También conocida como M33, es la tercera en tamaño del grupo local, por detrás de la Vía Láctea y de la galaxia de Andrómeda. Esta galaxia es de una importancia capital para los observadores aficionados, ya que se pueden contemplar aspectos muy relevantes del desarrollo de las galaxias dentro de su estado natural de evolución al que podríamos llamar “de juventud”. Con una importante creación estelar, esta galaxia es un gran hervidero de estrellas, y posee una de las nebulosas más grandes conocidas. Si una de sus nebulosas ocupara el lugar de la Gran Nebulosa de Orión M42 sería tan grande como la constelación de Orión entera.

 

 

Dibujo en formato medio 30x42 cm

 

Observación

La proximidad con M31 no solo es aparente dada su posición en la bóveda celeste, ya que estas dos galaxias del Grupo Local son vecinas y se acercan mutuamente, el tirón gravitatorio que a su vez ejercen ambas sobre nosotros, hace que nos aproximemos a ellas a una velocidad de 400.000 Km por hora. Su mejor momento de observación es durante el otoño, que es cuando está en el Zenit a unas horas razonables.

 

Con unos binoculares corrientes de 10 x 50 podemos tener una primera aproximación de ella, aunque en condiciones óptimas y con buena vista, es posible detectarla a ojo desnudo, pero repito, solo en condiciones óptimas. Esto es toda una hazaña, siendo por tanto el objeto más lejano visto por el ser humano a simple vista, sin la ayuda de instrumentos. Si somos capaces de realizar esta hazaña nos habremos convertido en el selecto y minoritario grupo de observadores del objeto mas lejano visible a simple vista, Ahí es ná.

 

Pero si para algo sirven las tecnologías, es para acercarnos mas a las galaxias; con un telescopio de 200 mm. veremos los brazos de M33, con uno de 300 mm. conseguiremos ver una nebulosa que parece escaparse de uno de sus brazos, NGC 640, próxima a dos estrellas bastante brillantes. En el extremo del brazo opuesto encontraremos otra nebulosa, NGC 588 circular y bien definida, es menos luminosa que la anterior y resulta llamativa su forma circular. Y aún quedan dos nebulosas más, NGC 592 y NGC 595 que hallaremos al inicio del mismo brazo y que nos ayudará así a entender su configuración, estas dos a diferencia de las anteriores están cercanas al núcleo. Pero por si no se te había ocurrido antes, puedes probar colocando filtros OIII, pues no olvides que se trata de nebulosas.

 
Cambiando constantemente de oculares podemos vislumbrar algunas partes importantes de su morfología. Los brazos en espiral se hayan duplicados, debido a las ondas de las continuas explosiones de supernovas. Todo esto nos puede dar una idea del estado de plena ebullición estelar en el que se halla esta fascinante galaxia.

Con pocos aumentos en telescopios de aberturas mayores, 400 o 500mm. podemos descubrir su extensión, sus dominios, a través de un resplandor lechoso que se degrada progresivamente hasta perderse en el negro e infinito espacio.

 

 

Cuaderno de Campo (pasar puntero para ver imagen de sustitución)

Dibujo

Dificultad: media

Tiempo estimado: de 60 - 75 minutos

Formato: Medio (recomendado)

Materiales: cartulina, grafito, pastel, difumino, pincel de lengua de gato. muñequilla de papel.

Procedimiento para dibujo en formato pequeño: (ver ejemplo 2 en técnicas de dibujo)

 

Debido a que ofrece una luz blanca lechosa y delicada, semejante a M101, y que su núcleo no está especialmente marcado, debemos usar el lápiz de grafito, un HB irá bien en la paleta para luego recogerlo con una buena muñequilla hecha con papel de cocina y aplicarlo difuminando con extremada suavidad, desde el centro hacia el exterior de la galaxia de forma radial y de forma espiral alternativamente, siguiendo la dirección curva de los brazos. El grosor y la esponjosidad de la cartulina te ayudará a conseguir la textura suave y algo grumosa propia de las galaxias.

 

Después de esta mancha inicial, extenderemos sobre nuestra paleta el pigmento con grafito o con pastel, primero gris y mas tarde negro. para contrastar el núcleo y las manchas de los brazos. Iremos extendiendo el pigmento poco a poco con una muñequilla de papel o algodón.

 

Para enfatizar las nebulosas usaremos el difumino o el pincel, el cual cubrirá toda la trama del papel en ese pequeño área aportando una textura más suave y densa, que una vez invertida se mostrará por contraste, como una perfecta combinación formal entre líneas en espiral (brazos) y puntos (nebulosas) en una disposición de simetría radial.

 

Como siempre ocurre, conforme vayamos dibujándola, notaremos como van apareciendo ante nuestros ojos otros detalles de su estructura, invisibles al principio de la observación. Los brazos en espiral se hayan duplicados debido a las continuas sacudidas que reciben de las constantes explosiones procedentes de las estrellas, y que se extienden poco a poco sobre el espacio negro, Delicadamente notaremos como sus dominios llegan más allá de lo que parecía en un principio, lo representaremos con un degradado muy suave. Te sorprenderá el echo de estar contemplando una galaxia bastante mas grande de lo que parecía antes de empezar a dibujarla. Esta es una de las grandes virtudes que te ofrece el dibujo astronómico.